Adi Shakti (en Español)

Everyday grace

Extracto del libro: “Everyday Grace – The Art of Being a Woman”  Por Sat Purkh Kaur

Uno de los símbolos más antiguos de lo sagrado femenino es el Adi Shakti. La forma de oración más Antigua, el Adi Shakti, simboliza la mujer, sus brazos levantados hacia el cielo, curvos en un agraciado arco, como sosteniendo el mundo entero y suplicando al universo alinearse a sí mismo con su palabra. Este antiguo símbolo es la llave para desbloquear el poder de nuestro propio sagrado femenino. Nos recuerda nuestra infinidad, nuestra divinidad.

El Adi Shakti representa el poder creativo que reside dentro de cada mujer. Y sin embargo, para que su Shakti esté en equilibrio, una mujer también debe relacionarse con su Bhakti, su naturaleza devocional. Ella debe balancear las polaridades de la mujer y la madre dentro de ella. Aunque nunca tenga hijos propios, cada mujer contiene estas dos identidades únicas: la mujer y la madre.

“Como madre, se supone que debes sacrificar, tolerar, ser muy paciente, ser muy considerada con los demás, y entender todos los pros y contras de cada situación. Como mujer, no debes dar nada; tienes que protegerte a tí misma primero; y no tienes que tolerar ningún sin sentido. La mujer debe ser capaz de determinar cuál es la relación correcta – mujer o madre”, espada o escudo. (© The Teachings of Yogi Bhajan, circa 1977).  La mujer es el Adi Shakti y la Madre es el Bhakti; cada mujer debe aprender a aplicar estas dos identidades distintas con habilidad y sutileza. Esta es su gracia.

La espada de una mujer, es su naturaleza perspicaz, su capacidad de ver a través de las causas raíz y motivos en otros y cortar a través de ellos cuando es necesario para protegerse a sí misma o a su familia. La espada de una mujer es su palabra, su franqueza, su capacidad de llamar las cosas por su nombre, su incapacidad de ser engañada. La espada de una mujer es su fuerza. Manejada sabiamente, ella cultiva tolerancia, prosperidad y paz. Usada indiscriminadamente, crea una gran cantidad de daño. La naturaleza maternal de una mujer – su escudo – es nutridor, infinitamente paciente y protector. Ella es el escudo dedicándose desinteresadamente, hasta el punto de sacrificarse cuando es necesario, a sus hijos o a una causa.

Aplicada justamente, la naturaleza maternal de una mujer entrega comodidad y consuelo. Aplicada erróneamente, ella se convierte en mártir, cuyos hijos  aborrecen y cuyas causas nunca reciben los frutos de la prosperidad.

Como mujer, tienes la capacidad de nutrir todo hacia la existencia. También tienes la capacidad de destruir cualquier cosa a tu paso. Discernir cuándo y cómo aplicar Shakti o Bhakti significa éxito o fracaso en tus relaciones, tus metas e incluso tu destino. Equilibrar estas polaridades es la gracia de una mujer.

Mujer e Infinito

Todo proviene de la creatividad de la mujer –  todo lo bueno y todo lo malo. Hasta que una mujer reconozca su sombra (los aspectos negativos de su naturaleza) y entienda su origen (su constante búsqueda de seguridad), continuará siendo gobernada por ella. Una mujer debe aceptar su sombra, comenzar a manejarla, y finalmente elevarse por encima de ella. De lo contrario, ella reaccionará desde el ego o agenda personal, en lugar de responder desde la conciencia. De hecho, gran parte del comportamiento que se percibe como negativo en una mujer proviene de esta necesidad de seguridad. La búsqueda de seguridad – material, financiera o emocional – es completamente natural; Su propia naturaleza como mujer y madre, física y psicológicamente, exige seguridad.

Pero también la hace corta de visión. Ella pierde su expansión, su conexión con todo lo que es. ¿Cómo una mujer puede mantener su gracia y permanecer conectada con su creatividad, mientras que al mismo tiempo trata de encontrar la seguridad que tanto necesita, especialmente cuando el lado de la sombra de su personalidad es a menudo provocado por la inseguridad? Ella debe recordar dónde verdaderamente reside su seguridad – en el Infinito.

Click aquí para comprar el libro Everyday Grace

Traducido por:

Rupinder Kaur Khalsa

Regístrate para recibir contenido de SDI traducido al español

Click here to read this post in English


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post navigation