Generosidad Intutiva

exchange

A veces pienso que aprender a permitir que la generosidad controle la mente, es de lo que se trata todo. En esos momentos de miedo, duda, nerviosismo y cautela – La mente se contrae y argumenta que nada es posible. Y es exactamente en esos momentos en los que más necesitamos dejar que el corazón gobierne. Una porción saludable de cautela puede ser una buena cosa, pero permitir que solamente la contracción o el miedo dejen que la mente y el subconsciente tengan control, es raramente una buena cosa. Mientras que las cosas necesitan ser pensadas, la mente no puede gobernar, debe ser el corazón. Así que en este sentido, es quizás que debemos permitir que nuestra generosidad controle nuestras mentes y no que nuestras mentes controlen nuestra generosidad.

Hablo desde mi experiencia hoy, cuando alguien realmente me molestó. Tuve que reconocer la necesidad de ser más generoso, la necesidad de no permitir que mi mente tome el control, de no permitir que mis pensamientos dominen, sino ser generoso de espíritu. Cuando podía ver el miedo, reconocer su inutilidad y ser generoso hacia esta persona y sus acciones, el dolor, frustración y enojo se derritieron inmediatamente.

Cuando llevo este concepto al área de las finanzas personales, encuentro los mismos principios a aplicar. El Siri Singh Sahib Yogi Bhajan una vez dijo: “Lo que sea que salga de ti creará una situación que será ya sea positiva o negativa…Tu mente te dice no dar este y este monto porque serás pobre, pero al momento de pensar eso, eres pobre.” Muy a menudo nuestro primer impulso – o respuesta intuitiva – es la correcta y, sorpresivamente, la más generosa. Podemos intuitivamente querer escribir un cheque por un cierto monto y luego convencernos a nosotros mismos de no hacerlo. Pero entonces, podríamos terminar gastando más en algo después que no nos ayudan ni la mitad de bien; o podríamos intuitivamente querer hacer algo y luego nuestras mentes toman el control y antes de que lo sepamos, el tiempo ha pasado, la oportunidad se ha ido y no hemos hecho nada en absoluto.

Dar el diezmo es una oportunidad de oro para confiar en nosotros mismos, confiar en nuestra intuición y mejorar nuestra habilidad de permitir a la generosidad guiar nuestras mentes y consecuentemente a nuestras acciones. Es una maravillosa experiencia del corazón. Es uno de los mayores ejercicios para librarnos del miedo.

Traducido por:

Rupinder Kaur Khalsa

Regístrate para recibir contenido de SDI traducido al español

 

Read in English


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post navigation